¿Qué hacer ante las rabietas de mi hijo?

28 septiembre, 2017

Las rabietas infantiles son una de las mayores preocupaciones de los padres.

Esta conducta se produce mayoritariamente en niños que se encuentran entre los 18 meses y 4 años de edad, debido a su poca tolerancia ante las frustraciones.

Lo primero que siempre debemos tener en cuenta, es que los niños, a esas edades no saben expresarse y muchas veces no pueden comprender lo que los padres les están diciendo. Entonces, la única manera que tienen de expresarse es mediante rabietas. Así llaman la
atención de sus padres.

Causas de las rabietas:

Hay que saber que las rabietas siempre se dan por alguna razón y nunca al azar.

  • Puede deberse a una frustración, enfado, confusión o temor.
  • Necesidad fuerte de tipo físico: por cansancio, sueño, apetito o enfermedad en el niño.
  • Como forma de llamar la atención.
  • Deseo de conseguir algún objeto que no tiene. En muchas ocasiones, quieren el juguete que tiene otro niño o quieren que les compren algo que les agrada.
  • A causa de los celos. Por ejemplo, cuando a su hermano le han permitido hacer algo que a él no le permiten.
  • Ante las órdenes y el control de los padres. Por ejemplo, cuando el niño ésta jugando y los padres interrumpen el juego del niño porque es hora de la comida.
  • Porque algo no ha salido como el niño esperaba.

Actuaciones recomendables

Antes de que se produzca la rabieta

La actuación recomendable antes de la rabieta es la prevención. Si reducimos los efectos que los provocan, tendremos que lidiar con menos escenas de rabietas. Para prevenirlas se sugiere:

  • Tratar de averiguar cuál es la causa principal que desemboca las rabietas en el niño.
  • Darle normas claras al niño, acorde a su edad.
  • Deben tener atendidas sus necesidades de hambre y sueño.
  • Ofrecer opciones cuando sea posible.
  • Realizar juegos al aire libre y actividades de relajación.

Durante la rabieta

Cualquier reacción que se tenga con los niños cuando tengan una rabieta solo servirá para empeorar la situación.

La mejor solución es mantenerse calmado y sin hacer nada. Simplemente ayudarle cuando se calme.

Lo más importante cuando los niños tengan rabietas infantiles es no ceder de ninguna manera a sus deseos. Es lo peor que podemos hacer, ya que entonces entenderá que cada vez que se enfada consigue lo que quiere. Si de pequeño se accede a todo lo que quiere, luego será imposible quitarles esa costumbre.

Cuando pasen los minutos, se calmará y podrá entender que con las rabietas no consigue nada.

Durante la rabieta es importante vigilar a los niños que se encuentren en un lugar seguro y que no se hagan daño.

Pasada la rabieta

Pasada la rabieta y una vez que el niño se encuentre calmado debemos:

  • Ofrecerle cariño y comprensión.
  • Hablar con el niño sobre su conducta, los motivos por lo que no le hemos dejado hacer una u otra cosa, o cómo puede responder adecuadamente la próxima vez que se enfade.
  • Enseñarle a expresar y canalizar sus emociones.

Actuaciones que NO se deben hacer

  • Ceder ante sus deseos.
  • Gritar o pegar al niño.
  • Alterarse o enfadarse con el niño.

 

Por Msc. Cristina Reinoso.

Deja un Comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *